Menu

Giving focus to the Cultural, Scientific and Social Dimension of EU - CELAC relations

News

Manual de Valencia

      | More

El Manual Iberoamericano de Indicadores de Vinculación de la Universidad con el Entorno Socioeconómico ofrece una herramienta metodológica para la gestión y planificación de estas actividades en las universidades, al tiempo que permite a los gobiernos diseñar e implementar políticas y le brinda a la sociedad datos que la aproximen a la universidad como prestadora de servicios.

Manual de Valencia

El documento es el resultado de un proceso de reflexión colaborativa coordinado por la RICYT y el Observatorio Iberoamericano de la Ciencia, la Tecnología y la Sociedad (OCTS-OEI) y del que participaron expertos de diversos países, universidades y organismos internacionales. El Manual procura dar respuesta a una demanda de información certera y comparable en una región caracterizada por el papel central de las universidades en el desarrollo de la ciencia y la tecnología y por importantes demandas sociales y productivas.

La utilidad del Manual ya ha sido comprobada en seis experiencias piloto en universidades de Brasil, Argentina, España, Colombia, México y Uruguay. La medición de la vinculación de las universidades con su entorno ha sido un desafío para la RICYT desde sus orígenes y se convierte así en un producto de especial relevancia para la Red, justo cuando alcanza sus 22 años de vida.

El texto de este Manual fue elaborado por un grupo de expertos convocados por el Observatorio Iberoamericano de la Ciencia, la Tecnología y la Sociedad de la OEI (OCTS) y la Red Iberoamericana de Indicadores de Ciencia y Tecnología (RICYT).

El equipo contaba con una amplia trayectoria y con perfiles profesionales que combinaban la experiencia en el estudio de la vinculación de la universidad con el entorno, la gestión de esas actividades y la producción y uso de información estadística.

Mario Albornoz
Coordinador del Observatorio Iberoamericano de la Ciencia, la Tecnología y la Sociedad (OCTS-OEI).

Rodolfo Barrere
Coordinador de la Red Iberoamericana de Indicadores de Ciencia y Tecnología (RICYT).

Coordinación académica:

Elena Castro Martínez INGENIO (CSIC-UPV), España.
Juan Carlos Carullo Centro REDES, Argentina.

Secretaría Técnica: Natalia Bas Centro REDES, Argentina.

Grupo de Expertos:

Fernando Amestoy , Polo Tecnológico de Pando (UDELAR), Uruguay. Ignacio Ávalos , Universidad Central de Venezuela. Gustavo Bruzzo , Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, Argentina. Pablo D’Este , INGENIO (CSIC-UPV), España. María Elina Estébanez , Centro REDES, Argentina. Ignacio Fernández de Lucio , INGENIO (CSIC-UPV), España. Celso Garrido , Universidad Autónoma Metropolitana, México, y RedUE ALCUE. Mario Lattuada , Universidad Abierta Interamericana, Argentina. Guillermo Lombera , Universidad Nacional de Mar del Plata, Argentina. Lucas Luchilo , Centro Redes, Argentina. Oswaldo Massambani , Agencia INOVA, Brasil. Jordi Molas Gallart , INGENIO (CSIC-UPV), España. María del Pilar Monserrat Pérez Hernández , Instituto Politécnico Nacional, México. Norma Rondero López, Universidad Autónoma Metropolitana, México. Daniel Scacchi , Universidad Nacional del Litoral, Argentina. Jorge Pablo Sela , Red EmprendeSUR.

Participaron de la primera prueba piloto del Manual:

Polo Tecnológico de Pando, Universidad de la República, Uruguay (Fernando Amestoy). Universidad Autónoma Metropolitana, México (Norma Rondero López). Universidad Nacional de Quilmes, Argentina (Darío Codner). Universidad Nacional del Litoral, Argentina (Daniel Scacchi). Universidade Estadual de Campinas, Brasil (Ana Paula Morales y Simone Pallone). Universitat Jaume I, España (Ismael Rodrigo).

ÍNDICE

Introducción .

Capítulo 1. La vinculación de las universidades con su entorno

1.1 Antecedentes

1.2 Indicadores de vinculación

1.3 Desafíos para diseñar y elaborar indicadores de vinculación .

1.4 Desafíos relacionados con la gestión de la información

Capítulo 2. Propuesta de indicadores

2.1 Indicadores de caracterización institucional

2.2 Indicadores de capacidades para las actividades de vinculación

2.3 Indicadores de actividades de vinculación .

Capítulo 3. Propuesta metodológica para la recopilación de información .

3.1 Instrumentos

3.2 Niveles de recolección de la información .

3.3 Tipo de información

3.4 Aplicación .

3.5 Dimensiones .

Capítulo 4. Acceso y calidad de la información

4.1 Complejidad organizacional de las actividades de vinculación

4.2 Visibilidad variable de las actividades de vinculación: segmentación vertical .

4.3 Visibilidad variable de las actividades de vinculación: segmentación horizontal.

4.4 Información sobre el contexto de las actividades de vinculación .

Anexos .

Anexo 1: Formulario Nivel 1

Anexo 2: Formulario Nivel 2

Anexo 3: Formulario Nivel 3

Anexo 4: Glosario de términos utilizados en los formularios .

Anexo 5: Tabla de disciplinas y Campos de aplicación .

Anexo 6: Definiciones de personal I+D según el Manual Frascati

Descargar Manual

Web del Manual de Valencia: http://www.octs-oei.org/manual-vinculacion/


PIMA Andalucía: Programa de Intercambio y Movilidad Académica

      | More

Autor: Carlos Vivar Romero (Universidad Pablo de Olavide)

El PIMA es un programa de movilidad de estudiantes de grado creado por la Organización de Estados Iberoamericanos y que a partir del año 2005 tiene el apoyo de la Secretaría General de Universidades, Investigación y Tecnología de la Junta de Andalucía, que permite el intercambio de estudiantes entre universidades iberoamericanas para cursar una parte de sus estudios de grado o posgrado con pleno reconocimiento de los créditos realizados en la universidad de destino, una vez que regresa a su universidad para continuar con la realización de sus estudios.

Los objetivos de este programa se concretan en

  • Favorecer la cooperación entre instituciones relativas a la educación superior que permitan una integración regional y subregional a partir del conocimiento.
  • Fomentar la dimensión iberoamericana pudiendo generar una ciudadanía iberoamericana que colabore, desde una perspectiva educativa, cultural, científica y tecnológica, en el desarrollo de las diversas regiones.
  • Promover la cooperación entre universidades otorgando mayores oportunidades científicas, intelectuales y pedagógicas. No obstante, el programa tiene otros objetivos más específicos:
  • Permitir a los estudiantes conocer la realidad de otros países y de otros sistemas educativos, además del funcionamiento de otras universidades, ayudando en su desarrollo cultural y educativo.
  • Garantizar el reconocimiento académico por parte de la universidad de origen de los estudios cursados en la universidad de destino.
  • Llevar cabo una profundización en la cooperación universitaria, favoreciendo una mayor integración de las relaciones establecida entre las diferentes universidades.
  • Promover los intercambios de información y experiencia de los valores y realidades de los diferentes sistemas educativos para estimular y afianzar las movilidades de estudiantes y el reconocimiento de estudios.

Es el primer programa que se ha puesto en marcha desde el Espacio Iberoamericano del Conocimiento.

"La investigación/publicación.Programa de Intercambio y Movilidad Académica se ha realizado a través de las prácticas profesionales del " Curso de Experto Universitario en Cooperación Internacional para el Desarrollo de la UPO". Dicho curso se desarrolla dentro del proyecto " 2016SEC011 “Sensibilización de la Comunidad Universitaria en Cooperación al Desarrollo”, financiado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID) en el marco del CONVENIO ESPECÍFICO DE COLABORACIÓN ENTRE LA AGENCIA ANDALUZA DE COOPERACIÓN INTERNACIONAL PARA EL DESARROLLO Y LA UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE PARA LA FINANCIACIÓN DEL PROGRAMA DE COLABORACIÓN EN MATERIA DE COOPERACIÓN INTERNACIONAL PARA EL DESARROLLO, de 23 de diciembre de 2016."

Acceder al documento completo

Universidad de Córdoba


Reunión sobre las relaciones entre CELAC y la UE focalizando los dimensiones cultural, científica y social en la UBA el 10 de diciembre

      | More

Una reunión sobre las relaciones entre CELAC y la UE focalizando los dimensiones cultural, científica y social se realizó en la UBA el 10 de diciembre 2018 - 18:00 hrs - Facultad de Ciencas Económicas - UBA.

Los expositores ofrecieron una descripción de los objectivos que se propuso alcanzar el proyecto, señalando los avances del mismo desde el inicio de sus activadades a la decha así como los resultados esperados.

Al evento asistieron unas veinticinco personas que dialogaron con los expositores con mucho interés.

Expositores:

Barbara Göbel

Directora del Instituto Ibero-Americano (Berlin)

Agustina Velo

Secretaria de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Argentina

Héctor Schargorodsky

Director del Observatorio Cultural FCE/UBA

 


Universidades: Indicadores, rankings y evaluación. Número 37 de la Revista CTS

      | More

Ya se puede descargar la versión definitiva del número 37 de CTS. En esta oportunidad presentamos un monográfico especial sobre evaluación, rankings universitarios internacionales y evaluación, integrado por los siguientes artículos: "Rankings de universidades: calidad global y contextos locales", por Mario Albornoz y Laura Osorio; "Lo que los rankings dicen de la función de docencia de las universidades", por Carlos Pérez Rasetti; "Rankings universitarios internacionales y conflictos por la regulación de la educación superior", por Mabel Dávila; "Entre la uniformidad y la atomización. Un aporte sobre los impactos del aseguramiento de la calidad sobre instituciones y programas universitarios en América Latina", por Adolfo Stubrin; "Los rankings y sus usos en la gobernanza universitaria", por Ana García de Fanelli y María Pita Carranza; "Los rankings internacionales y el posicionamiento de América Latina. Una mirada reflexiva", por Ariadna Guaglianone; "El influjo de los rankings sobre la calidad en las universidades argentinas", por Sergio Emiliozzi; "La 'cultura del dato' en los procesos de producción de la información estadística en las instituciones universitarias argentinas", por Leticia Mirás, María José Rico y Hugo Saulo; "La inconsistencia de los rankings internacionales de las universidades y la debilidad del debate académico en la Argentina", por Osvaldo Barsky; y "¿Cómo perciben los investigadores del CONICET al sistema institucional de evaluación de la ciencia y la tecnología?", por Jorge Atrio.

A su vez, la tradicional sección Artículos, presenta los trabajos "Revisión comparativa de instrumentos para evaluar la internacionalización de la ciencia en el sistema universitario", por Gabriela Michelini, y "Distribución desigual de las capacidades de investigación en las ciencias sociales argentinas: una mirada relacional", por Fabiana Bekerman. Por último, en este número reseñamos Sobre la técnica: 1958-1983, de Gilbert Simondon (reseña a cargo de Fernando Tula Molina), y Controversias en la historia de la ciencia y cultura científica, de José Antonio Acevedo-Díaz y Antonio García-Carmona (reseña a cargo de Carlos Osorio).

Acceder al número

Portada

Presentación de Mario Albornoz

Los trabajos que recoge este monográfico fueron presentados y discutidos en un taller de expertos que tuvo lugar el 6 de diciembre de 2016 en el Centro de Altos Estudios Universitarios de la Organización de Estados Iberoamericanos (CAEU-OEI). El encuentro fue organizado por el Observatorio Iberoamericano de la Ciencia, la Tecnología y la Sociedad (OCTS-OEI) y el Centro Redes, de Argentina, que convocaron a un grupo de académicos y gestores de ciencia, tecnología y educación superior. El tema propuesto para el debate remitía al problema de la elaboración de indicadores, con el foco puesto sobre su utilización en la construcción de rankings de universidades, teniendo en cuenta su impacto actual, tanto a nivel nacional como regional.

Se debatió, entre otros aspectos, acerca de la credibilidad y los usos sociales de los indicadores, de la ideología y los intereses detrás de los rankings universitarios, de su relación con el sistema educativo, y acerca del modo en que se articulan los indicadores y la evaluación. Los participantes estuvieron mayormente de acuerdo en la necesidad imperiosa de contar con datos objetivos para diseñar y aplicar políticas públicas, pero expresaron muchos reparos acerca de que los rankings globales que actualmente proliferan cumplan con las condiciones mínimas de confiabilidad. Se instaló, por lo tanto, una discusión acerca de lógica implícita en su construcción y los valores que expresan. Sobre el final del taller se decidió profundizar las ideas compartidas en el marco de un monográfico que abarcara todos los matices de la problemática relación entre los rankings universitarios y las condiciones y desafíos de la educación superior en América Latina. Los artículos que presentamos en nuestro índice cumplen ahora con ese propósito. Este dossier está integrado por diez trabajos.

El primero de ellos, "Rankings de universidades: calidad global y contextos locales", del que Laura Osorio también es autora, remite al problema de la calidad, particularmente medida a nivel global, y a las problemáticas locales.2 El texto analiza a los rankings de universidades que han adquirido gran visibilidad en el campo de las políticas de educación superior y en las estrategias de desarrollo institucional. Su repercusión alcanza a los medios de comunicación en todo el mundo, generando un gradiente de calidad que constituye una suerte de modelo normativo a tener en cuenta por las políticas y las instituciones de educación superior en América Latina. Se examina críticamente el modelo de calidad implícito y los criterios teóricos y metodológicos que estructuran los rankings globales, con énfasis en la reflexión acerca de la tensión entre los enfoques globales y los contextos locales.

En “Lo que los rankings dicen de la función de docencia de las universidades”, Carlos Pérez Rasetti problematiza las limitaciones con las que los rankings caracterizan la calidad de la función de docencia. Según el autor, aunque es fácil constatar que la mayoría de ellos se concentra en indicadores que muestran capacidades y resultados de investigación, cuando abarcan la enseñanza lo hacen muchas veces con indicadores indirectos, de lo que se desprenden dos cuestiones: por un lado, en general los rankings confunden calidad de la docencia con potencialidad investigadora; y por otro, la información disponible afecta la construcción de los indicadores al desechar los específicos de docencia, ya que no cumplen con esas condiciones.

En “Rankings universitarios internacionales y conflictos por la regulación de la educación superior”, Mabel Dávila plantea la contradicción inherente a los rankings universitarios: mientras crecen los cuestionamientos a su capacidad para valorar la calidad de la educación, al mismo tiempo son presentados por los medios de comunicación como fuentes rigurosas y objetivas. Se trata de un fenómeno tan polémico como ya instalado en nuestras sociedades. Sin embargo, denuncia la autora, las consultoras que los comercializan suelen estar vinculadas a las grandes editoriales dominantes en el mercado internacional de revistas académicas. Más allá del crecimiento de su legitimidad mediática, los rankings han entrado en conflicto con otros actores por la coordinación de la educación superior: las universidades afectadas, los Estados que intentan promover mecanismos efectivos de mejora de la calidad y también los mercados que emplean a los graduados y buscan competencias diferentes a las que promueve el mercado editorial, que sólo demuestra interés por la publicación de papers. Por estas razones, deduce Dávila, los rankings dudosamente contribuyen a valorar la calidad de las universidades y su acción tampoco es neutra, dado que pueden promover sesgos y distorsiones en las prácticas desarrolladas por las universidades.

En su artículo “Entre la uniformidad y la atomización. Un aporte sobre los impactos del aseguramiento de la calidad sobre instituciones y programas universitarios en América Latina”, Adolfo Stubrin pasa revista a los efectos que las agencias de evaluación y acreditación han ejercido sobre las instituciones y las titulaciones de grado y posgrado en las universidades de América Latina. En particular, Stubrin discute lo que entiende como un lugar común: si bien los procesos evaluativos regidos por normas de calidad son útiles para el control frente a infracciones jurídicas o éticas al régimen público de universidades y títulos, también minan la capacidad de diferenciación de los actores de la educación y los limitan a un ordenamiento “empobrecedor en lo intelectual y conservador en sus prácticas”. El autor describe un modelo conceptual de sistema universitario nacional, estudia las consecuencias de la adopción de mecanismos de aseguramiento de la calidad y señala los riesgos latentes en ellos, así como las alternativas para controlarlos.

Los rankings y sus usos en la gobernanza universitaria” es el título del artículo de Ana García de Fanelli y María Pita Carranza. A pesar de las críticas con las que académicos y autoridades han atacado a los rankings universitarios y los reduccionismos vinculados a su metodología -la idea de que el mejor modelo de universidad es el de la universidad de investigación de élite-, su influencia sobre la gobernanza de las instituciones de educación superior resulta cada vez más evidente. García de Fanelli y Pita Carranza describen cómo los rankings afectan el proceso decisorio de los agentes internos y externos de las universidades: en primer lugar, los principales rankings son empleados por los estudiantes internacionales con mayor capital económico y cultural para confirmar o corregir la elección realizada al momento de decidir dónde cursar sus estudios de posgrado; en segundo lugar, los rankings funcionan como una brújula para los gobiernos a la hora de asignar fondos de becas para estudios en el exterior y de apoyar a un número limitado de instituciones para consolidarlas como “universidades de clase mundial”; y finalmente, en su búsqueda por captar estudiantes y financiamiento, las universidades se amparan en los rankings al diseñar sus planes estratégicos y su actividad de benchmarking.

Ariadna Guaglianone, en “Los rankings internacionales y el posicionamiento de América Latina. Una mirada reflexiva”, identifica a los tres rankings internacionales que tienen mayor influencia en las instituciones de educación superior. La autora repasa sus atributos más característicos y el modo en que sus resultados proponen -o imponen- un modelo unívoco: el de la universidad elitista de investigación. Esta imposición, dice Guaglianone, termina marginando a las universidades latinoamericanas.

De acuerdo con Sergio Emiliozzi -autor de “El influjo de los rankings sobre la calidad en las universidades argentinas”-, al incrementarse la atención que pone en ellos una extensa porción de la ciudadanía, los rankings presentan un impacto en dos sentidos: por una parte, instalan en la opinión pública una idea de calidad y de universidad; y por otra, tienen un efecto marcado hacia el interior de las mismas universidades. En este segundo aspecto, los rankings incluso podrían modificar las políticas universitarias. Por ello, entiende Emiliozzi, los rankings constituyen un discurso de tipo performativo.

En “La ‘cultura del dato’ en los procesos de producción de la información estadística en las instituciones universitarias argentinas”, Leticia Mirás, María José Rico y Hugo Saulo destacan que la información estadística se genera a partir del involucramiento de distintos actores que en general tienen presente sólo un fragmento del proceso completo. Además, esa mirada tampoco es homogénea: entre otras posibilidades, una información valiosa para un área -esté vinculada al ingreso, al procesamiento, a la consolidación o a la gestión de los datos- puede no ser relevante para otra. Teniendo todo esto en cuenta, el trabajo de Mirás, Rico y Saulo desarrolla una serie de reflexiones acerca de los resultados de una encuesta realizada por el Departamento de Información Universitaria sobre las áreas productoras de información estadística en las instituciones universitarias argentinas.

El noveno artículo del dossier, “La inconsistencia de los rankings internacionales de las universidades y la debilidad del debate académico en la Argentina”, lleva la firma de Osvaldo Barsky. En los años recientes, dice el autor, la difusión de los rankings ha producido cambios en la comunidad académica y en las autoridades universitarias de la nación latinoamericana. En ciertos casos, la escasa presencia -o directamente ausencia- de las universidades del país en los puestos destacados de las listas ha dado lugar a explicaciones confusas; en otros, particularmente en las universidades privadas, se verifican intentos que incluyen la asignación de recursos humanos para mejorar las posiciones que ocupan esas universidades en los rankings. Sin embargo, considera Barsky, ha habido muy pocos esfuerzos invertidos en valorar la aptitud de este tipo de mediciones sobre la calidad de las universidades. El artículo bucea en el origen y las inconsistencias metodológicas de los rankings, así como en las respuestas que proponen las comunidades académicas a nivel internacional, ya que hoy existe una conciencia clara sobre el impacto negativo que provoca la precariedad de estas mediciones. Finalmente, Barsky dedica un espacio en su artículo a la relación entre estas temáticas y las políticas nacionales de evaluación universitaria, que según el autor han renovado su importancia.

En el último trabajo del monográfico, "Cómo perciben los investigadores del CONICET al sistema institucional de evaluación de la ciencia y la tecnología?", Jorge Atrio presenta parte de los resultados de un amplio relevamiento realizado entre investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) de Argentina sobre el sistema de evaluación institucional. Las respuestas obtenidas superan el millar y medio de casos, cifra que evidencia la sensibilidad del tema para la comunidad científica de ese país. El análisis que Atrio propone pone en relieve una síntesis de aquellos ámbitos que son percibidos como críticos y que requieren un tratamiento prioritario en pos del fortalecimiento del sistema en su conjunto. La mirada del investigador, dice el autor, es fundamental para comprender la compleja dinámica de los actuales procesos de generación del conocimiento: no se puede prescindir de esta perspectiva a la hora de planificar nuestro desarrollo científico y tecnológico de cara al futuro.

Acceder al número

 


Las brechas de género en la producción científica Iberoamericana

      | More

Papeles del Observatorio nº 9. Observatorio Iberoamericano de la Ciencia, la Tecnología y la Sociedad de la Organización de Estados Iberoamericanos (OCTS-OEI).
Mario Albornoz, Rodolfo Barrere, Lautaro Matas, Laura Osorio y Juan Sokil
El Observatorio Iberoamericano de la Ciencia, la Tecnología y la Sociedad (OCTS) publica la más reciente edición de sus Papeles. En esta oportunidad se analizan las brechas de género en la educación superior, la producción científica y las redes de colaboración de Iberoamérica, entre otros.

La perspectiva de género comenzó a tener mayor presencia en los estudios sociales de la ciencia y tecnología desde que se asumió como problema la limitada participación de las mujeres en la producción del conocimiento científico y tecnológico. Algunos estudios se han enfocado en analizar la ausencia e invisibilización de las mujeres en la ciencia, así como la desigualdad de su acceso a la formación y a la investigación, lo cual termina incidiendo en su ingreso y permanencia en carreras científicas, grupos de investigación y cargos de decisión jerárquico, entre otros (Holloway, 1993; Grant, 1995; González y Pérez, 2002; González, 2016).

De acuerdo con la ampliación de la información sobre esta problemática, diversos fenómenos como el “techo de cristal”, el “efecto Matilda” o el “efecto Curie”4, entre otros, han sido tomados como referencia para interpretar la situación las mujeres en la estructura científica en todo el mundo y para demostrar que, por más que el acceso de éstas a la educación superior en varios países ha llegado a ser equitativo y hasta en algunos casos supera el de los hombres, aún se siguen presentando diferencias significativas en el ascenso (segregación vertical) y permanencia en las carreras de especialización y posgrado.

Se ha señalado que existen sesgos en la elección de temas de trabajo y disciplinas científicas por parte de las mujeres, hacia disciplinas de corte histórico, sociológico, económico y biomédico, pero no de carreras de tipo tecnológico, lo que es interpretado como una tendencia a perpetuar los estereotipos construidos en torno al género, lo que consolida y aumenta la brecha (González, 2016). Los datos corroboran que las mujeres tienden a seguir carreras tecnológicas y de ingeniería menos frecuentemente que los hombres y, por el contrario, se concentren en ciencias sociales y en ciertas áreas de las ciencias naturales o médicas (también denominada segregación horizontal) (BID, 2018).

Para hacer frente a tales sesgos, la cuestión del género en educación y ciencia ha sido gradualmente incorporada a las agendas políticas de los países de Iberoamérica, repercutiendo en programas y proyectos enfocados en promover la formación, capacitación y desarrollo profesional de las mujeres en disciplinas científicas, tecnológicas, ingeniería y matemáticas (denominadas en inglés como STEM). Sin embargo, a pesar de que la participación de estas ha ido aumentando notablemente, se mantiene en varios países y en ciertos sectores disciplinarios una brecha de género que incide en el reconocimiento del trabajo de las mujeres en ciencia, su acceso y permanencia en puestos relevantes y en la remuneración económica. Esto no siempre se explica por diferencias en su preparación, experiencia o habilidades, sino que remite a razones propias de autoexclusión de las mujeres originadas por tensiones que provienen de la dificultad de conciliación de la vida privada y profesional. También tiene incidencia la falta de apoyo laboral durante el tránsito de la maternidad y ciertos estereotipos culturales que generan prejuicios sobre las posibilidades de éxito profesional de las mujeres y sus aptitudes para asumir posiciones de poder. Todos estos factores de tipo estructural de desalientan el avance en sus carreras.

Para analizar la situación actual y las tendencias de la brecha de género en la producción científica, es necesario contar con datos actualizados sobre la educación superior, las actividades científicas y tecnológicas (ACT) y las actividades de investigación y desarrollo (I+D) en la región. No es siempre una tarea sencilla, dado que algunos países aún mantienen un sesgo informativo que dificulta el conocimiento de la situación de las mujeres, lo que dificulta disponer de parámetros actualizados y confiables para elaborar diagnósticos que sean el soporte de políticas específicas. Esto ocurre particularmente en algunos países de América Latina que adolecen de una dificultad estructural en la construcción de indicadores que vuelvan visible la diversidad de la situación de género (Estébanez, 2010).

Portada libro

Por tal motivo, la Red Iberoamericana de Indicadores de Ciencia y Tecnología (RICYT) y la Red Iberoamericana de Indicadores de Educación Superior (INDICES), procuran enriquecer el debate aportando información relevante sobre las mujeres en la educación superior, la producción científica de las investigadoras y las colaboraciones científicas que se producen en el ámbito iberoamericano, con el propósito de observar cómo evoluciona la brecha en los diferentes países y campos de conocimiento.

Descargar


Las universidades, pilares de la ciencia y la tecnología en América Latina

      | More

Documento elaborado por el equipo del Observatorio Iberoamericano de la Ciencia, la Tecnología y la Sociedad (OCTS), dependiente de la OEI, con sede en la Oficina de Buenos Aires.
Contribución del Observatorio Iberoamericano de la Ciencia, la Tecnología y la Sociedad de la OEI a la CRES 2018

Portada libro

 

"Hace casi medio siglo, la sociedad tomó conciencia de los alcances de una revolución impulsada por los avances de la ciencia y la tecnología. Un fenómeno al que Daniel Bell (1994) denominara como “sociedad postindustrial” y se lo conoce hoy como “sociedad del conocimiento”, o “economía del conocimiento”, aludiendo a la repercusión social y económica de los desarrollos cognitivos. Varios autores señalaron entonces que, como consecuencia de la transformación emergente, las instituciones del conocimiento, en particular las universidades, habrían de pasar a ser las más importantes en la estructura social (Freeman, 1987; Linstone, 1970; Lundvall, 1992; Nelson, 1993; Etzkowitz y Leydesdorff, 1998). Durante los años posteriores fue posible confirmar que, efectivamente, muchos cambios radicales e irreversibles acontecen a un ritmo acelerado. La ciencia ha abierto enormes posibilidades para el desarrollo de las sociedades en armonía con el ambiente natural, mientras que la tecnología pasó a ocupar un lugar -si bien no exento de riesgos- inédito en la vida cotidiana. Su continua mutación pone a prueba la capacidad de los individuos y la sociedad en su conjunto para asimilar las posibilidades que se abren."

Los beneficios del desarrollo científico, sin embargo, no han alcanzado en igual medida a toda la humanidad. Por el contrario, la distribución social de las energías y los beneficios de los avances de la ciencia y la tecnología va de la mano con el modelo de acumulación capitalista y sigue un patrón similar al de la distribución de la riqueza y el poder en el mundo. Se repite así el “efecto Mateo” denominado por Merton (1968): los que más tienen son los que más reciben. Los países de América Latina y el Caribe (ALC), con altas tasas de pobreza, una inequitativa distribución del ingreso, escasa industrialización y retraso tecnológico, deben prepararse para hacer frente a esta situación. Afortunadamente, tienen la oportunidad de sacar provecho de que el conocimiento puede ser hoy un recurso mucho más accesible que los recursos naturales que cimentaron el modelo industrial precedente. Las sociedades capaces de movilizar sus instituciones educativas, de investigar y gestionar los flujos de conocimiento, pueden afrontar con más chances los desafíos del desarrollo. No es tan interesante la carrera por el liderazgo, como la capacidad de usar el conocimiento para el abordaje y solución de los problemas que afectan a las sociedades. América Latina espera mucho de sus universidades para dar impulso al conocimiento como recurso estratégico para alcanzar un desarrollo equitativo y sustentable. Algunos cambios se están produciendo:

“Actualmente, las universidades latinoamericanas y caribeñas han logrado tener un gran protagonismo en el desarrollo de las capacidades científicas y tecnológicas de los países de la región. La vitalidad de la investigación universitaria se acentuó en los últimos años y se destaca por un ostensible aumento de la calidad de la producción científica universitaria. Hoy las universidades de ALC pueden ofrecer hechos y cifras más que interesantes en lo que se refiere a su consolidación como centros de investigación básica y aplicada, aunque en menor medida de desarrollo tecnológico. Algunos de los avances se han dado en la formación de postgrado y en la investigación universitaria... Poca atención se le presta, por ejemplo, al notable crecimiento de la producción científica y tecnológica en la última década. Las diversas fuentes internacionales que estiman la producción científica mundial en los diversos campos del conocimiento coinciden en mostrar, de forma sistemática, que el modesto lugar que todavía ocupa la región como un todo se tendió a ampliar considerablemente” (Balán, 2008).

Principales afirmaciones 4
1. El conocimiento como desafío estratégico 7
2. Rasgos propios de las universidades de ALC 9
3. Un contexto favorable en ciencia, tecnología e innovación 14
4. La producción de conocimiento en las universidadeslatinoamericanas 18
5. Las universidades y la producción de patentes 33
6. Experiencias de vinculación con el entorno 35
7. La imagen de las universidades latinoamericanas en la sociedad 37
8. Comentarios finales 43
Bibliografía 45

Descargar

 


El Estado de la Ciencia – Principales Indicadores de Ciencia y Tecnología – Iberoamericanos / Interamericanos 2018

      | More

Ya se puede descargar la edición 2018 de El Estado de la Ciencia – Principales Indicadores de Ciencia y Tecnología – Iberoamericanos / Interamericanos. Esta publicación el resultado del esfuerzo conjunto de los países participantes de la Red Iberoamericana de Indicadores de Ciencia y Tecnología (RICYT), que aportan la información estadística incluida en este volumen, y de una activa comunidad de expertos en indicadores, acompañados por distintos organismos internacionales que dan respaldo a la red. Este año la Red suma el apoyode la Oficina Regional de Ciencias para América Latina y el Caribe de la UNESCO, con sede en Montevideo.

En esta oportunidad, además del análisis gráfico de los principales indicadores titulado “El Estado de la Ciencia en Imágenes“, la publicación contiene una serie de estudios que analizan diferentes temáticas relacionadas con la agenda actual de discusión en torno a la ciencia, la tecnología y la innovación, y que pueden ser abordados desde una perspectiva cuantitativa. El primero de ellos -realizado por Mario Albornoz, Rodolfo Barrere, Lautaro Matas, Juan Sokil y Laura Osorio- está centrado en la problemática de género en la ciencia y la tecnología. Bajo el título “Las brechas de género en la producción científica iberoamericana”, el estudio hace un recorrido por distintas fuentes de información estadística sobre ciencia, tecnología y educación superior. El trabajo incluye un exhaustivo análisis de la producción científica a partir de la distinción entre entre autores y autoras. En él se señalan no sólo patrones de producción diferenciados, sino también brechas de género en la articulación de redes de colaboración para la producción de conocimiento.

El segundo trabajo fue desarrollado por Melina Furman y se centra en la educación científica en las aulas de América Latina. Este detallado artículo brinda un panorama de la forma en que se enseñan las ciencias, materia que ha sido declarada como prioritaria en muchos países de la región. El documento concluye con una serie de recomendaciones para fortalecer la educación científica en las escuelas primarias que resultan de gran valor para pensar el futuro de una asignatura crítica para el desarrollo de los ciudadanos de un mundo cada vez más atravesado por el conocimiento científico.

Finalmente, bajo el título “Ciencia, participación cultural y estratificación social”, Carmelo Polino analiza el consumo de información y de prácticas culturales relacionadas con la ciencia y la tecnología en diferentes estratos sociales, a partir de la información que brindan las encuestas de percepción pública de la ciencia en varios países iberoamericanos. Como resultado, Polino presenta evidencia de la baja probabilidad de los ciudadanos de grupos sociales desfavorecidos para acceder a los bienes culturales relacionados con la ciencia.

Como de costumbre, el libro se completa con la serie de indicadores comparativos de inversión, recursos humanos, graduados, publicaciones y patentes de la RICYT, de acuerdo a la información brindada por los Organismos Nacionales de Ciencia y Tecnología (ONCYT) que participan de la Red.

Descargar libro

Portada


Políticas de ciência em Portugal nos 40 anos de democracia

      | More

Maria de Lurdes Rodrigues

REVISTA CTS VOL. 12 – N° 36 Octubre de 2017

Com a instituição do regime democrático, depois do 25 de abril de 1974, as mudanças nas políticas públicas de ciência em Portugal foram radicais e profundas. Neste artigo, argumentase que o sistema científico português se desenvolveu em quatro etapas cronológicas, definidas de acordo com as especificidades, princípios, objetivos e fundamentos das políticas públicas de ciência formuladas e concretizadas nos últimos 40 anos. A análise efetuada permite concluir que, apesar das tensões e confrontos de ideias e de alternativas que se verificaram ao longo de todo este período, a generalidade das políticas de ciência, embora não tenham tido o apoio unânime de todas as forças políticas, tiveram como objetivo comum a construção de um sistema científico nacional de acordo com os padrões de referência internacionais.

Palavras-chave: políticas de ciência, sistema científico, políticas públicas, C&T, Portugal

Políticas de ciencia en Portugal en los 40 años de democracia

Con la institución del régimen democrático, después del 25 de abril de 1974, los cambios en las políticas públicas de ciencia en Portugal fueron radicales y profundos. En este artículo se argumenta que el sistema científico portugués se desarrolló en cuatro etapas cronológicas, definidas de acuerdo con las especificidades, los principios, los objetivos y los fundamentos de las políticas públicas de ciencia que se formularon y concretaron durante los últimos 40 años. El análisis realizado permite concluir que, a pesar de las tensiones y los enfrentamientos de ideas y de alternativas que surgieron en este período, la generalidad de las políticas de ciencia, aunque no hayan contado con el apoyo unánime de todas las fuerzas políticas, tuvieron como objetivo común la construcción de un sistema científico nacional de acuerdo con los estándares de referencia internacionales.

Palabras clave: políticas de ciencia, sistema científico, políticas públicas, ciencia y tecnología, Portugal

Science Policies In Portugal During 40 Years Of Democracy
 

After the restoration of democracy (25th of April, 1974), the changes in public science policies in Portugal were radical and profound. In this paper, the argument is made that the Portuguese science system was developed in four chronological stages, based on the particularities, principles, objectives and foundations of the public policies on science that were framed and defined during the last 40 years. The analysis carried out allows concluding that, in spite of the tensions and clashes of ideas and the alternatives that arose during this period, science policies in general, even though they did not receive the unanimous support of the political forces, had the common objective of constructing a national science system in accordance with international standards of reference.

Key words: science policies, scientific system, public policies, C&T, Portugal

Descargar

Maria Lurdes Rodriguez


Back to News

News

Analysis of EU-CELAC Collaboration in Science, Technology and Innovation more

Literature repository on EU-CELAC cultural relations more

Mapping and Analysis of Academic Networks and Mobility Schemes between the EU and LAC more

Synthesis Report on Cross-Cutting Topics - Mobility, Inequality, Diversity and Sustainability in the EU-CELAC relations more

Nuevos enfoques sobre las relaciones entre la Unión Europea y América Latina more

VII FORO FUTURO TIC SOCIALES more

Hot Topic - Impacto esperado para WP4 y WP5 del proyecto EU LAC Focus more

TV Debate on HispanTV more

Nature Index cites the results of the EULAC_FOCUS on the importance of Open Access movement and how this is being commercialized more

Trabajo decente y diálogo social  more

EULAC-FOCUS